Tuesday, May 6, 2014

Del boxeo y sus melancolías/MIRANDO DE ABAJO


Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Un dibujo de Esteban Rodríguez Brizuela, amigo de mis primos cordobeses, trajo vahos de nostalgia en domingo. Pensé en una noche, justamente en Córdoba, Argentina, con mi padre, mi amigo Julio, mi cuñado Ed, Armando, en que nos juntamos para ver la que entonces era la pelea del siglo: Marvin Hagler contra Tommy Hearns ¿o era Hearns contra Sugar Ray?, ya ni me acuerdo.

Elegimos un café restaurante de barrio, con antiguallas y mozos de librea blanca y corta. Parodia de elegancia, porque a cualquiera le gusta sentir su dosis de vanidad aunque sea incierta o ficticia. Sillas de madera, mantel claro, impoluto, y un listado de delicias culinarias que distraía el crepitar del churrasco en otras mesas. Una pasión argentina, la comida. Y nuestra en las constantes visitas a los familiares de allí. Paraíso de los años de infancia y juventud. Los libros y el buen cine, hasta en esos momentos en que los ciudadanos temían a su propia sombra, cuando la Triple A mataba, y buscaba a mi hermano Armando.

Nos acomodamos mientras el camarero gritaba con voz de barítono “marchen cuatro milanesas”. Vino en jarra de aluminio, placer exquisito y popular. Vino barato, de la casa, casi negro de tan oscuro y fuerte, sólido para matizar la carne. El queso de las napolitanas chorrea por los costados del asado. Un aroma de jamón ocupa el aire mientras los maravillosos boxeadores negros calientan los músculos que brillan como maniquíes de cera. Short amarillo de uno; verde del otro. Colores de fiesta, explosión de la sangre, el circo romano que mastica quedo un trozo de ternera mientras los golpes retumban en el televisor.

Es verano en Córdoba. A los árboles los mece una brisa. ¿Cuál era el barrio? ¿Nueva Córdoba? O estábamos por el centro, por Ituzaingó cerca de la plaza san Martín. Da gusto recorrer los pasadizos de ayer, porque siempre quedan figuras que tal vez ya no estén o vivan lejos. La mente que parece amodorrada no lo está; al revivirla para recordar muestra galerías de imágenes que ni supiste habías guardado: una muchacha que pasa con un montgomery marrón -estaban de moda- y la febril italianada familiar: los Oberti, los Ingaramo, la tía Lita Campagnoli, entre la mayoría Coqueugniot.

Luz mortecina perfecta para el bar que se mueve entre la Argentina moderna y el pasado glorioso: una foto de Sanfilippo con camiseta de San Lorenzo de Almagro y otra de Bonavena. Felizmente, como sucede, no hay ninguna del cornudo de Perón ni de la “santa”. El ring revienta, reflectores por todo lado apuntando hacia el centro. Lo demás queda a oscuras, rugiente sombra. Todo se desarrolla tan rápido que aún no se enfriaron las papas fritas cuando declaran a alguien vencedor. Entonces viene la charla, las jugosas anécdotas de mi padre de sus encuentros con el Mono Gatica y algún pugilista local. Una jarra presagia la segunda y la última. Por encima del torneo, del reluciente y rimbombante cinto de campeón mundial se alza la memoria de un lugar, una ciudad de paso que se grabó en el recuerdo como permanente. Lo dije, a los árboles los mecía una brisa, y hacía calor sin estar caliente. La milanesa era buena, suave y aliñada. El vino tenía rastros, sedimento que no era de oro sino de uva.

No quiero saber el resultado de un match que me vino por encanto. Podían haber sido dos de los cuatro ases que se disputaban la división entonces: Hagler, Hearns, Ray Leonard o Mano de piedra Durán. Sería fácil consultar el navegador y hallar la respuesta, pero ella carecería de lo que me hace pensarla: el olor del vino, la frescura del aluminio, la ensalada con vinagreta casera. Qué tiempos aquellos…
05/05/14

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 06/05/2014

Imagen: Esteban Rodríguez Brizuela/El partido

3 comments:

  1. Proustiana y sabrosa prosa. Como no conozco el asado argentino me quedo con la sana envidia. A mí me pasa lo mismo cuando contemplo y saboreo alguna vez una compota de lacayote, digo más bien, me transporta a mi niñez y al delicioso rito de devorar rosquetes y empanadas con dulce de lacayote en las fiestas regionales del pueblo donde vivíamos. Saludos.

    ReplyDelete
  2. Qué estupendo texto! Llena de olores, sabores, colores y nostalgias la mente de uno.

    ReplyDelete
  3. La ligazón más cercana nuestra con la memoria es la comida. Esos olores, colores, sabores que dice Pablo son los que se asocian con el recuerdo.
    El lacayote nunca me gustó de niño. Ahora lo utilizo, o cualquiera de sus primos de la familia de las calabazas, zapallo por ejemplo, en guisos y sopas. Dan la contextura, el sabor y el color perfecto. Lo que sí hacíamos era fumar tallos de lacayote imitando los cigarrillos de los mayores. Abrazos.

    ReplyDelete