Friday, May 31, 2013

Ambos soñamos Norteamérica en dos mundos

a Edward E. Roberts

De niño leí la historia de Lewis y Clark. Sentado en el fondo de la casa, expuesto al sol, soñaba con ser un jefe Flathead. Heroico en batallas, fui el guerrero más estático de relato alguno. Mi hermandad con la madera del banco aquel, tiene sangre de ilusiones que no coagulan.

Montaña, pradera, desierto, me colmaron de armas y hazañas. Las noches se tejían alquitranosas, espesas, y recorría en memoria trechos más largos que la geología toda.

En mi traición inanimada podía a ratos graznar como un Crow, o hundir en el graznido un hacha Blakfoot ¡Si habrán rodado cuerpos sobre despojos y ensueños! Ahora no sé quién habla. Si este joven de bigotes del espejo o Sitting Bull. No puedo asegurar su identidad. Mis papeles vuelan con alas propias hasta un mundo de sequoias, tierra de la que tanto conversamos, Ed, en dos sillas enfrentadas.

Pienso en un día de 1868. Los Cheyennes calientan el aire con hogueras y mentes. El tiempo anuda la blancura de lo aciago a los árboles. Quiero estar allí, en el río Wichita. Lo quiero. La niebla debe transportarme. Es tanto mi deseo y tanta la tensión que no tengo otro remedio que dormir para alcanzarlo. Parto hacia la vergüenza de los blancos.

Podrán encontrar esa noche en cualquier página histórica. Cansancio y dolor me arrastran a tomar aliento a orillas de un lago, lejos de Custer.

Callé veinticinco años. En el fondo de mi garganta seguían lanzas y plumas. Hablar de Crazy Horse, de los Modoc, era como aventar blanca cal en superficies negras. Viví rodeado de silencio y hombres silenciosos. El sonido norteamericano huyó de mí como de maligno espíritu. Los cuentos de la tierra arriba parecían no haber existido. Supuse que lo había imaginado.

Pero hay días venturosos, y apareciste, amigo idólatra de Tecumseh. Salieron en marcha y decoradas las mil tribus de mi infancia. Mi regocijo consiguió dinero para comprar cerveza. Tuve un momento en que cacé bisontes montado en bibliotecas. En el horizonte crecieron tus lentes de hermano. Detrás de tus ojos azules, y más atrás, acechaba el bravo Pontiac, de tiempos pretéritos.

octubre 85

_____
Publicado en ACRACIA 2, 1986

Fotografía: Cazador de alces (Cree)


Wednesday, May 29, 2013

Nieve

Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Jacques Brel canta Jojo. Nieve sobre los techos de Aurora. Arboles desnudos de hojas asoman brotes que crecerán en verde en unos meses. Jacques Brel: La ville s'endormait. Todavía nieve sobre los tejados, tan distinta -la nieve- al invierno del noventaiuno en Sarajevo, a Amiens que se hundía en la sombra a las cinco de la tarde, como si la tristeza ocupara veinte horas de sus veinticuatro, como si las calaveras de la catedral bajaran de sus hamacas y deambularan por los meandros del agua en medio de las casas de maderos entrecruzados. Parecía Delft, parecía Amberes.

Mediodía; domingo. Hay tormenta. La nieve ataca cruzada. Los limpiaparabrisas apenas pueden con sus delgados brazos. Afuera el viento dobla los cuerpos, las plantas; el auto se desliza, parece que va a estrellar los arbustos, que destruirá los postes de luz. Las ruedas trazan senderos que de inmediato se pierden. Las luces de las casas, ajenas, pertenecen a otra dimensión. Afuera estamos tú, tormenta, y yo, y una máquina que me arrastra a destino, a pesar del hielo, de los trozos que parecen cristales de roca, que se rompen ante el peso como cristales de roca, que suenan igual a petardos de carnaval, o muelas que se trizan, vidrios, ventanas.


Pensaría que en momentos así nace el desespero, que se recuerdan los amores, los hijos, el sol de Cochabamba, el de Vinto, los ojos azules de Francine, el moreno vientre de Dalia, eucaliptos, molles, airampos, arropes. Y no, hay cierta pasión enfermiza en esta brega singular, en el movimiento calculado del volante, en la ambigüedad del frío. Desierto... un desierto donde olvido o intemperancia invitan la muerte.


Casi en baile solitario, el automóvil se escurre calle Forest abajo. Si viene cruzado un carro, el choque sería inevitable, pero en esta temperatura de diecisite bajo cero ya la nieve se ha convertido en lluvia de hielo, y los pasos fuera del coche para controlar el trabajo cuestan como aquellos lentos en un purgatorio mordaz y desconsiderado.


Retorno al tema, a la exquisita belleza del combate. Recuerdo a Shklovski y el dulce ruido de las bombas sobre los adoquines en las noches de Ucrania. Un paso en falso, un volante mal acomodado, y ahí quedas, expuesto al fracaso, a la pálida anonimidad del invierno, escondido de la supuesta patrulla que no ha de pasar, porque solo los locos se animan con este tiempo; solo los locos, no -aclaro-, locos y trabajadores.


A mediodía arrecia la borrasca. Blizzard, se dice en inglés, y esas dos zetas imitan el cortante sonido del viento helado. Aceras y caminos han desaparecido; se avanza a tientas. Los hogares encendidos apenas imitan pupilas de animal en la oscuridad, titilar de luces como vanos poemas de Neruda, insólitos en esta brutalidad natural.


Apago la música porque no ha de permitirse distracción. A cada paso vehículos hundidos en la cuneta, cubiertos hasta los vidrios. Si alguien está allí, su vida ha de durar la del motor.


Paradójicamente, al rugir de la tormenta se opone un silencio impresionante, extrañamente hermoso, solitud plena, guerra donde los obuses caen con ramas excedidas por el peso del frío, donde no queda huella, como que nadie existe.

3/1/08

_____

Publicado en Puño y Letra (Correo del Sur/Chuquisaca), 2008

Fotografía: Invierno del 2006 en Colorado

Tuesday, May 28, 2013

¿Algo de bueno?/MIRANDO DE ABAJO


Cada mañana, al despertar, si no tuve el insomnio trabajador que me ha consumido ya 23 años, enciendo el televisor para saber si por la noche se nos cayó el cielo encima. Concesión a mis lecturas juveniles de Asterix y a esa ruda, a veces ridícula, e infinitamente compleja mentalidad gala que temía que se les derrumbase lo de arriba. Otra fue la razón de su derrota. Y Gergovia quedó como un consuelo épico de un mundo al que lo moderno había ya condenado. Como condenado está el mal llamado “socialismo del siglo XXI”, que reúne a animosos y belicosos mixturados que tuvieron a bien dorarse de igualitarismo para llenarse las manos.

Esta mañana, al encender el aparato, no había tornados, solo el tonto de Nicolás Maduro vestido de minero, en Cochabamba, y con una wiphala de pechera, balbuceando acerca de economía y otros deslices, aleteando en busca de apoyo internacional a un proyecto que muerto el bocón que lo inventó, se desgrana como mazorca vieja. Analistas de derecha, centro e izquierda concuerdan en lo dramático de lo que ocurre en Venezuela hoy, con una pugna invisible mas despiadada entre dos mafias que se disputan el pastel de un país riquísimo donde los ciudadanos hacen fila para poder acceder al menos a papel higiénico para limpiarse el culo, siendo que las penas no se limpian hasta que los individuos en cuestión duerman el injusto sueño de los fusilados por traidores.

Otra imagen televisiva fue la del acuerdo entre gobierno y las FARC en torno al problema agrario colombiano, algo para tomarse con pinzas por un lado, y urgente necesidad por el otro. Con pinzas por el andamiaje político, a favor de las FARC, no de los campesinos, en que basan sus exigencias. Pero un acuerdo que me dio a pensar lo que sigue.

En algo tienen razón los siglosveintiuno y los pluris, en que las cosas nunca se hicieron como debieron. Y que buena parte de la culpa del desastre actual de nuestros países está en los desmanes cometidos. No es nuevo, basta leer la compilación de Galeano en Las venas abiertas…, informando, obviando el detalle por la extensión, pero enumerando las heridas que nos llevaron a donde sabemos. El socialismo XXI y el plurinacionalismo, fuera de sus falsos contextos, aparecen en la historia primero para mostrar que unos como otros son lo mismo, y que ratero es ratero y no apóstol; pero también para desenmascarar la falsía de los regímenes anteriores, en teoría contrarios u opuestos, y marcar con el hito de su presencia que la historia luego de ellos no podrá ser de nuevo la misma. Eso es un avance, y a pesar del latrocinio, de tantas cosas que sobrepasan el conteo de los dedos, esperemos que el asunto dé un resultado positivo.

Quizá manera optimista de ver las cosas, para no seguir con la retahíla de acusaciones que como me dice un cónsul caen en saco roto. El mal necesario. Se hubiera podido evitar la aparición de estos juglares grotescos. No fue así y hay que bancárselos como se pueda. Pero que sirva de lección. Nunca se debe soslayar el poder de los pobres que hacen el número, porque haciéndolo tarde o temprano vendrán las consecuencias. Bolivia paga su ceguera, su racismo. Lástima que no existan líderes idóneos que hubiesen tomado la oportunidad para crecer en colectivo. Con el tiempo…, con educación y progreso, libertad y democracia, elementos formativos. Para lo que se viene, inevitable, porque los pueblos se cansan hasta de los hábiles mentirosos.
27/5/13

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 28/05/2013

Fotografía: Campesinos pobres de Bolívar, Cochabamba (Los Tiempos, 2007)

Monday, May 27, 2013

El otro Plinio


Claudio Ferrufino-Coqueugniot

¿Por qué “el otro”? Porque desde un memorable programa del Centro Portales, cuando era niño, acerca de Plinio el Viejo, de quien guardo la figura de acercarse en su bote a la erupción del Vesubio (periodismo al extremo), él era el único Plinio posible.

Me preguntan una opinión del Plinio colombiano, Apuleyo Mendoza, y respondo que ha pasado una década desde que lo leí en libro por última vez, en sus memorias de la amistad con Gabriel García Márquez, autor que lo ha marcado (“el amigo de Gabo”), opacando en cierto modo su propia obra.

Liberal a ultranza, continúa luego de décadas publicando en El Tiempo, y denostando hoy con vehemencia al coronel Chávez y el “extravío” del llamado socialismo del siglo XXI. Algo de argumento habrá de tener un personaje que conoció de cerca el nacimiento del socialismo en Cuba y que participó junto a García Márquez y Jorge Massetti de la experiencia de Prensa Latina. Acusarlo simplemente de adalid de la derecha no refleja verdad. Es tan crítico del presidente Santos como del anterior Uribe, a pesar de reconocer en éste aportes fundamentales a la en apariencia estable Colombia actual. Y mantiene una actitud precavida, aunque todavía ilusionada, acerca del proceso de paz recién iniciado con la guerrilla de las FARC. Apunta con dudas al discurso de alias Iván Márquez, en Oslo, alegando que allí no se apuesta por la paz como la comprendemos, la del “silencio de los fusiles”, sino por la otra concebida por ellos de aplicación de sus preceptos ideológicos en un nuevo país que surgiría a raíz de estas conversaciones.

Delicioso prosista, Plinio no debiese ser conocido solo por su relación con el en títulos más notable colombiano. Tiene voz propia, talento incuestionable, y en ensayo y prensa opiniones personales, inteligentes y por lo común controvertidas.

Su caracterización de Bolivia, en la entrevista realizada por jóvenes periodistas bolivianos, es cauta, como debe ser acerca de algo que se desconoce en detalle y se cuestiona en sus generalidades.

Hijo de un hombre que estuvo al lado de Jorge Eliécer Gaitán a tiempo de su asesinato, e íntimo amigo de un notable novelista, Plinio Apuleyo Mendoza parece ser voz imprescindible de consulta sobre la Colombia de las últimas décadas. Habla con desparpajo, y alterna carajazos por ahí como mencionan. Lo hace bien.
11/12

_____
Para la prensa boliviana, 2012

Imagen: Cubierta de El olor de la guayaba  

Friday, May 24, 2013

El gran poder/MONÓCULO


Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Nunca asistí a la famosa entrada del Gran Poder, la mejor expresión indoamericana del capitalismo entusiasmado, o muestra innegable de la pujanza aymara para elevarse por encima de achachilas y vainas o no del supuesto pasado y del exuberante presente. La fiesta, en Bolivia, es la cima de la nacionalidad, más incluso que el carnaval carioca que algunos sociólogos han considerado una revolución social.

En el muestrario popular, de un autoctonismo comparable con el “Belzu ha muerto, ¿quién vive ahora?”, está la memoria recordada, quizá inventada, de Hilarión Daza postergando la guerra para continuar el carnaval. La certeza deja de importar, porque ambas situaciones, la del Tata asesinado por Melgarejo, o la del presidente pidiendo chitón para no agriar el jolgorio, nos desnudan a la perfección, nos dejan culipelados ante la historia y su juicio.

Sentados en la tarde cochabambina, hace un par de semanas, conversaba con mi padre acerca de los bloqueos incesantes y multitudinarios por los beneficios de jubilación. Me aseguraba él, conocedor de sobra de su ganado -como se dice-, que aquello no llevaría a nada, que pronto el espíritu de festejo postergaría cualquier reivindicación. Este es el único país del mundo donde se detendría una revolución para ejercitar pasos de moreno, rugidos de diablo, o azote de calzones multicolores de las otrora chinas supay, hoy barbies, que dan el toque sensual y carnal a este matrimonio del cielo y el infierno (no a la usanza de William Blake sino a la de Choquehuanca).

Cómo podría ser distinto. Somos la república de la papalisa y el camote, la catedral del trago, tierra donde los gobernantes se hallan prontos a intercambiar la máscara de estadistas por el rostro de pepinos. Se culpa a Evo Morales del desmán de ser tales, cuando en realidad siempre lo fuimos, excepto que el presidente actual, únicamente emulado por Barrientos, comprende la idiosincrasia de un pueblo ávido de latapukus y de mentirse a sí mismo. Dotes de político, o solo dotes de boliviano…

Imaginen a Lenin en Cochabamba, en Urkupiña; o en La Paz del Gran Poder. Su agenda tendría que chequear con minuciosidad el calendario. No fuera que justo en la fecha del golpe bolchevique la nación camba-colla festejase una virgen, o al señor de Bombori, o al de Mayo, de Junio y de Julio; de Agosto y de Septiembre. El calvo se estiraría los inexistentes cabellos y se exiliaría de buena gana otra vez en Sushenkoie, tratando de olvidar la liviandad de los pueblos, el infantilismo atávico. La historia otra, con nosotros en el timón; seguro.

Entre mandarines hasta inicios del siglo XX, o entre organizaciones tribales desperdigadas, encontramos efusividad semejante. Un ejemplo cercano, el de una boda virreinal en Chuquiago, con trajes de opereta plurinacional que detestaría Chimpu Ocllo, Garcilaso el Inca, pero que empalma de maravilla con un tiempo en que el parlamento onomatopéyico se ha convertido en el zoo del emperador Moctezuma II. Pocos lugares, repito, tal vez ni en Kosovo, en que un coito oficial guarda protocolo de ajtapi.

Volvemos a la deliciosa tarde cochabambina, con pukacapas para el té, donde un sentencioso progenitor augura el fin de marchas y bloqueos. Por lo que somos, pero, y también sobre todo, porque se acerca la fiesta y nadie quiere perdérsela. Ni el déspota ni los desposeídos. Mejor lo hacemos mañana. Mientras tanto los de arriba juegan fútbol, incluso con el gringo tonto. Pasear la camiseta así es casi como mear los perros, marcando territorio.
23/5/13

_____

Publicado en Puntos de vista (Los Tiempos/Cochabamba), 24/05/2013

Fotografía: Morenada, Bolivia

Thursday, May 23, 2013

Este asunto del mar/MIRANDO DE ABAJO


Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Leo, al pasar, acerca de la subida de aprobación de Evo Morales en el país. Puede ser una encuesta tendenciosa, de las que abundan. Es clara mi opinión del por qué de su popularidad: encarna los sueños bolivianos de parecer todo sin serlo; el mito sobrepuesto a la realidad.

Tal vez tenga que ver con el asunto del mar, la obsoleta idea de que ahí radica nuestro freno al progreso.  Como lo de Misicuni, en Cochabamba, que seguirá vivo e incompleto incluso cuando el autor de este texto fallezca, igual a como estaba cuando nació. Vivir de sueños; vivir de mentiras.

Pero este pueblo intranquilo, y paradójicamente momificado y estático, necesita de esas grandes falsías, para continuar, para hervir constantemente en el caldo extravagante de la política criolla y provincial, donde el Estado como ente superior semeja reunión de compadres en el corregimiento.

Rimbombantes declaraciones, rejuntadas notabilidades del medio, aquellas que se agacharon ante el insulto y que temen más el castigo de sus supuestas (o no) malas acciones que la vergüenza. Detalles de incompetencia, falta de profesionalismo, cautivadoras y carnavalescas opiniones, eso es lo que Bolivia va a presentar en La Haya; nimiedades a las que Chile opondrá juristas de peso, historiadores, para otra notable derrota de esta tonta inercia que nos domina.

Aseguran que nos bañaremos en el mar. Doble falacia.

Cada cual desea obtener beneficio personal con el asunto. Saben, de antemano, que no conseguirán nada. Divagan sobre la futura presencia de Bachelet que ilusoriamente abrirá las puertas del Pacífico. Mientras el presidente de turno espera osificarse en el cargo, los expresidentes del comité marítimo, aparte de congraciarse con el poder, apuestan a cargos promisorios, hasta el más alto, en movidas típicas de nuestra venal estructura política.

Mientras tanto recurrimos, como ya es tradición, al país bloqueado. La discriminación laboral ha despertado iras que casi seguro serán calmadas en el estrado de las eternas promesas y las acciones incumplidas.

La compra del país mediante las armas es una estrategia que no dio resultado ni en la URSS. Basta ver el dramático fracaso del patético líder coreano, con un pueblo en prácticas de canibalismo bajo el sonido de los tanques y la fanfarria pervertida. Mimar a la fuerza armada da resultados parciales. La lealtad de las armas es como un espejismo mañanero. Y separarlos del resto del pueblo con garantías y dádivas, jubilaciones extraordinarias a la vez que se ataca al resto resultará curación inversa.

Volvemos a la situación marítima, y su enlace subterráneo con la fuerza armada. Cierto que nadie piensa, no abiertamente, en una guerra en la que nos quedaríamos con medio país, pero la latente deuda mantiene la esperanza imposible de entablar combate y ganarlo. Las argucias de los leguleyos reemplazan el estruendo de los cañones; en el momento en que estas se desmoronen no faltará cháchara bélica sin ningún asidero real. Cuando los ejércitos sirven como apoyo para sostener gobiernos, comienzan a convertirse en inservibles. Y ya tenemos larga tradición de ello, como para que la confianza se haya esfumado.

Las aguas saladas del mar de Antofagasta sirven de pretexto para todo. Y hay sirvientes de blasón que se encargan, por órdenes de arriba, de proseguir la farsa. En la patria, los marchistas, los ahorristas, los jubilados, los aportantes, los trabajadores, mal, gracias.
12/05/13

Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 14/05/2013

Tuesday, May 21, 2013

Cuadro clínico/MIRANDO DE ABAJO



Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Conversando con un amigo acerca de un problema de tierras que lo persigue por años, me doy, en los detalles, cuenta de que estamos ante no una acefalía sino una ausencia completa de Estado. Los estamentos gubernamentales, provinciales en este caso, sirven solo para el manipuleo indiscriminado de la ley y las normas por parte de elementos adictos al gobierno fantasma. Libros del INRA que salen fuera de donde deben estar; plebe embravecida y alcoholizada en pos de bienes mal habidos y tantos etcéteras de una situación únicamente sostenible en un ente corrupto y vil.

Si eso en el agro, lo mismo en el sector urbano, o donde fuere, que la regla y no la excepción está en latrocinio, jugarreta política, zancadilla para encaramarse sobre el otro en el mundo del Talión o del todo vale. ¿República, Estado? De ninguna manera: mercado o mercadillo donde se venden, ofrecen y distinguen los objetos que no se han producido por trabajo, que vienen de la ilegalidad -jurídica o no- que es instrumento de abuso como todo el resto.

Encima de ello, la increíble cháchara de los que mandan, desde lo más alto hasta el fango, con un idioma que con dificultad podría llamarse castellano, más bien castefallo, como dice mi padre. Galimatías, trabalenguas, acertijos accidentales tal vez de la ignorancia y la osadía que la acompaña. Incluso los más renombrados exponentes de la intelligentsia plurinacional balbucean el idioma, plagándolo de errores gramaticales y más. Rimbombantes declaraciones de bolchevismo, jacobinismo, espartanismo, cambio, revolución, para dorar -decorar- un asno con mapa de país que trashuma por un universo que no parece, para nada, del siglo veintiuno.

Algo bueno habrá, sugiere algún iluso. Nada bueno sobrevive en caldo infecto. Acá se cuecen más que habas, mezcladas con ponzoñas y renacuajos, casi marmita de hechicero, andino en este caso, para esquilmar una tierra de aguante inverosímil. Como para creer en futuro, o en océanos que ningún vecino cederá por miedo al contagio.

Escucho a los fiscales, más con ánimo antropológico que interesado en sus demandas y explicaciones. Leo las declaraciones de un senador cochabambino pagado de sí mismo hasta el extremo y no sé por dónde encarar las oraciones. En primera instancia me parece que se burla. Luego caigo en cuenta que habla en serio e imagino ese cerebro enrevesado, lleno de colinas y quebradas pero sin el rostro que Cesare Lombroso pondría en semejante humanidad.

Siguiendo el víacrucis boliviano, en un libraco tamaño medieval porque ya no alcanzan las libretas, me cuentan que un amigo, imbuido del alto espíritu que prima en este momento, avizora una posibilidad de lucro en un lote en apariencia abandonado. Convoca a otros conocidos e instruye que llegado el caso deben testificar su presencia antigua en tal espacio. Acto seguido contrata peones y se lanza a desmalezar y limpiar. Parece un sencillo usucapión. Pero quien no está ávido al menos está alerta en el país, y el vecindario sale endiablado previendo la jugada y aleja al agresor.

Extorsión, juicios chutos, pruebas plantadas, narcotráfico, contrabando, lavado de dinero... detalles que se multiplican por mil, con una fuerza armada que se paga mejor que nadie por si acaso, y los escasos, o tal vez muchos, que trabajan para comer arañando el centavo, dan un panorama sombrío. El Enfermo, con mayúscula porque se supone que es un país, permanece recostado, doscientos años en cama, con fiebre, desarreglos viscerales y un diagnóstico que debiera decir “terminal” pero que se llena de interrogantes.
8/5/13

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 21/05/2013

Monday, May 20, 2013

Perspectivas/MONÓCULO


Claudio Ferrufino-Coqueugniot

La propuesta en Venezuela ha sido clara: No a la democracia. Brasil, en actitud tal vez comprensible pero errada, la apoyó. Golpes de estado institucionales, golpes “democráticos”, dan la pauta de los nuevos procesos políticos que se vienen. Con toda lógica, cualquier militar que considere que se están vulnerando no importa cuáles ni cómo derechos, leyes, constituciones, se creerá con la potestad de, a nombre de defenderlos, interrumpir mandatos que ya de hecho, según se ve, serán dudosos y cuestionables.

Pareciera que a América Latina la democracia le quedó grande, que de acuerdo a sus respectivas realidades e idiosincracias los países de la región necesitan de otro tipo de regímenes para gobernar. Uno de ellos es aquel que se eterniza, mejor si funda dinastía, porque se parte de la premisa de la imbecilidad o discapacidad del pueblo. El caudillo no ha muerto, con la salvedad de que los caudillos de hoy, despintados, intrascendentes, carecen de la épica por absurda que fuera, de los antiguos. El patriarca ha sido reemplazado por tiranuelos quisquillosos y hasta afeminados, imberbes, indignos de una novela.

Maduro, al que llaman “Nicolás” los opositores venezolanos, ha partido en gira. Su primera parada, Uruguay, para ser recibido por un mandatario supuestamente diferente, por austeridad y modestia, con los millonarios colegas en derredor. Pero incluso este, Mujica, que sin duda tiene poderosas razones económicas para no malquistarse con la parodia de Hugo Chávez, sienta pésimo precedente. A la larga, si comparamos a Maduro con Bordaberry, veremos que las diferencias no son de fondo. Ambos gobiernos eran y son apoyados, sustentados por una fuerza armada, con características netas de corte fascista. Incluso semeja que el izquierdismo, ya sin siquiera tintes distintivos, forma un gremio que decidió hacer del momento suyo, no para sentar las bases de un socialismo bastante venido a menos, sino para levantar nuevas oligarquías cubiertas con el manto de oclócratas con dotes de bufones.

Cuesta creer que luego del desastre institucional democrático podamos esperar una tranquila continuación en el supuesto de que los actuales caigan víctimas de cáncer o de desgaste. Debiera bastar el ejemplo actual para eliminar a la izquierda tradicional de cualquier posibilidad de mandato futuro. La miseria de la ideología sustentada por sus representantes quitó toda mística a la revolución. Aura perdida, desperdiciada. A menos que reformule posiciones y proyectos tiene que ser descartada del proceso electoral por la no validación en las urnas, por la  ausencia de votos para un proyecto que resultó individualista, oligárquico, delincuente.

Se hace tabla rasa con las constituciones nacionales. La idea de la longevidad en el poder, de la pega vitalicia ha calado hondo dentro de la izquierda latinoamericana. Los barbudos que hablaban de igualitarismo no habían sido tan radicales como se pensaba. Iguales son, pero a los otros, y consideran que dar limosna al pueblo, para que coma a medias y se alcoholice bien, basta. Élites, eso es lo que son y lo que les interesa ser, con floridos discursos de paz y amor, y los bolsillos forrados.  Lo triste es que su ambición ha destruido un espacio que costó mucho recuperar, porque luego de ellos, y gracias a ellos, la democracia está en oferta al mejor postor.

Por supuesto que tales sujetos permanecen porque alguien los sustenta. Las burguesías u oligarcas que van creando a su paso representan un pequeño porcentaje. Significa que la bonanza irreal que pusieron alrededor ha de desvanecerse, y pronto. Ahí está la Venezuela del ballenato (no delfín) cuyo destino se escurre con rapidez por los estrechos de la clepsidra.
09/05/13

_____
Publicado en Puntos de vista (Los Tiempos/Cochabamba), 10/05/2013

Sunday, May 19, 2013

El equilibrio sirio/MIRANDO DE ABAJO


El gobierno de Assad está condenado desde hace mucho. Sobrevive porque hay demasiado en juego para terceras –y poderosas- partes. Finalmente pareciera que Israel ha decidido acabar con la infame balanza económico-política que ha permitido a un jerarca asesino mantenerse en pie, a pesar de la sangre dilapidada. Ya nadie llama, por los tremendos errores de la administración Bush, Eje del mal a este grupo de autodenominados revolucionarios, pero si tal Eje existe, la Siria de Assad es sin duda uno de los puntales.

Se habla, y no sin razón, de las jugarretas del imperio, de los dobles estándares, etc. Pero de pronto, en un mundo en que no se distinguen ya, quizá nunca lo hicieron, el Bien y el Mal, hay el menor de los males, por diversos motivos que incluyen estables democracias en oposición a tiranos cuasi medievales, ambiciosos de eternidad. Sucede entonces que un ataque, supuestamente defensivo a pesar de los últimos acontecimientos del lado de Israel, sirve. Alegar que Hezbollah es un bastión árabe en contra de la ocupación judía es argumento que ha perdido peso. El enemigo se encuentra hoy en los fundamentalistas islámicos que desean frenar el imprescindible e inevitable avance hacia el futuro, incluyendo el de su misma gente, o sobre todo de ella; inhabilitarla para el porvenir.  Ellos han devorado lo que de épico y justificable podían en su momento haber tenido Hamas y la milicia libanesa. Se acabó, el poder de Irán y los ayatolas desmitifica cualquier movimiento que tuvo visos de gloria. Quebrar a Siria es quebrarle parte del espinazo a los iluminados de Teherán.

Ahora bien, Kadafi fue accesorio para las potencias. Se le perdonó lo imperdonable. Cuando se transformó por megalómano en inservible, vimos el resultado. Es que quizá para el hombre común no hay otra forma de ver lograda su ansia de castigo. Sucedió en Serbia, en Libia, en Bagdad y ha de ocurrir en Damasco. Cuando el brazo del pobre no alcanza, o no existe el de Dios, bien vale el de los poderosos y sus razones pasan a segundo plano. Cualquier borrón, si lo que se borra es un trágico esperpento, se acoge con alegría. Bien sabemos que otro lo reemplazará, y que mientras sirva a quien domina ha de permanecer. No creemos en milagros ni en justicia, pero qué bien sabe la venganza así el análisis sugiera que ni se hable de ello. Básicos son nuestros instintos, básicos los placeres, y el de dañar a quien nos daña, extático.

Obama, a quien acusan de suave, calcula. No sabemos si el bombardeo judío a instalaciones militares sirias forma parte de su estrategia inmediata ante las nuevas circunstancias. Utilizar a Israel, que a su vez usa a los Estados Unidos, podría ser la mejor salida. De todos modos, como se dijo en principio, da la sensación de que el destino de la dinastía en Damasco se ha sellado. Un fin que tiene que ser drástico, aunque eso no cambie las circunstancias ni las previsiones del futuro. Los Assad deben ser ejecutados, como lo fue el libio, y como se ha hecho con otros, recuérdese Tsarkoe Tselo, no porque el acto en sí solucione nada, pero un precio demandado en el altar de sacrificio al que nos hemos acostumbrado desde el inicio de la historia, e incluso en el mito.

La sangre no vale nada; menos si es la de otros. Hay sangrías que semejan eternas, dígase Corea, y los que carecen de mando se someten a la voluntad divina o al azar para cobrárselas un día. Grandes juegos de poder en las alturas. Minucias de sangre y odio en la tierra. La combinación de estos derriba torres e instaura reyes. En el aire se eleva la piedra de jade del sacrificio, un pacto antiguo y oscuro, e interminable.
05/13

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 14/05/2013

Fotografía: Soldado leal al régimen de Assad en Homs (AFP)

Thursday, May 2, 2013

Nikolai Dukhonin/Años soviéticos

Claudio Ferrufino-Coqueugniot

N. Dukhonin (1876-1917), último de los comandantes del ejército zarista.


Rusia está gris. Sobre la vieja estación de Finlandia el viento barre las hojas de noviembre.


El joven general observa a los soldados. Ellos miran el futuro de Rusia que camina con pesadas botas, esperanzantes y sangrientas. Brillan las medallas pero no hay luz de verano que las dore o las platee más. Las velas tiemblan; en el aire habita el miedo. 


Petrogrado inmundo, de esmirriados humos y hambre de pobres. Ciudad donde el río es calle o el río es agua. Frío. Los iconos han perdido sus ojos de interés.

Dukhonin piensa todavía en Alemania, en la guerra. Está dormido en la historia; en bailes, sables y héroes. No cuenta el furor de las masas.


Lo detienen. Le ordenan trasladarse de sus cuarteles a una prisión de Petrogrado. Mientras se prepara, unos brazos lo bajan del tren. Los soldados revolucionarios lo bayonetean y lo aplastan con los pies. Dukhonin, mejor que nadie, ve antes de morir aquellas botas sangrantes de la Rusia que asoma, sin esperanza para él.


_____

Publicado en HOY (La Paz), 24/05/1992

Foto: Dukhonin