Tuesday, March 10, 2015

ISIS destruye Nimrod/MIRANDO DE ABAJO

Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Dicen que el nombre le vino a esta anciana ciudad asiria del mitológico flechero que desafió a los dioses, o a Dios. De poco ha servido… ISIS ha destruido el legado de milenios, a golpe de combo y de topadoras. Estos seres rechazan el pasado que no se asocia al ya maldito profeta, Mohamed, a tiempo de rechazar el futuro mientras utilizan electricidad y palas mecánicas que debiesen ser igual de heréticas que los monumentos históricos.

Días atrás comenzaron derribando el museo de Mosul, convirtiendo sus inigualables piezas en polvo. Poco antes, hicieron explotar la biblioteca de la misma ciudad, quemando una importante colección de manuscritos antiguos y otros libros; 8000 en total.

Aterra que en pleno siglo XXI lo veamos. Han vuelto las guerras de religión y en apariencia solo servirá el medioevo para derrotar al medioevo. Las noticias muestran que las medias tintas de Obama están desfasadas de un cruel mundo que vuelve a despertar. El asunto tiende a empeorar ahora que interviene Irán. Fuera de la geopolítica moderna, asistimos a un teatro de guerra pérfido; los chiítas y sus aliados persas ya lo han anunciado, que cuando caiga Tikrit vendrá el castigo, la venganza, la revancha. Ganará el peor en términos de piedad y, da pena decirlo, no hay otra salida en vista, ninguna que nos asegure que no perderemos como hombres lo poco o mucho que hemos ganado en términos de convivencia. No hay otra lucha contra ISIS que la del exterminio, ahogar en sangre la locura y alcanzar una nueva pausa histórica que quién sabe cuánto durará.

ISIS recrea lo que ha venido siempre ocurriendo: Timur que destruye Damasco hasta sus cimientos; el Taliban, que con tanques convierte en cascajo los gigantescos Budas de Bamiyan. Las notables pinturas cristianas de las casas-cueva de Capadocia, a quienes los invasores que desterraron a los que las pintaron quitaron los ojos para evitar el mal de ojo sobre ellos y su ganado. Descabezados monarcas y estatuas de Angkor. Tibet que fue asolado por la obsesión comunista en tiempos de la Revolución Cultural y cuya fobia privó al mundo de tanto notable arte religioso y arquitectónico. Los chinos, hoy, que levantan monobloques en Kashgar, encima de edificaciones milenarias de los nativos uigur -musulmanes de habla turca-, tratando de llenar la conflictiva zona con la etnia han, en aras de evitar lo que ocurre en el resto de Asia Central y el fundamentalismo islámico.

Tuvimos, con la Conquista, aparte de espantoso genocidio, la destrucción del mayor legado cultural de Indoamérica. Desde el Coricancha, en Cusco, que fue saqueado, arrancadas sus láminas de oro, arrojadas al piso y desnudadas de ornamentos las momias, hasta la acumulación de la mejor orfebrería en aras de pagar el rescate del Inca. Obras que se fundieron para convertirse en panes dorados y plateados para comprar el establecimiento de otro tipo de arte, diferente pero no menos hermoso, en las cortes de España y más allá. O, siguiendo con castellanos, extremeños, andaluces y vascos en América, los fatídicos extirpadores de idolatrías que persiguieron con saña y eficiencia los resabios de las religión y cultura ancestrales, quemando ídolos en autos de fe y rompiendo a picota lo que quedaba escondido del pasado.

Dice Margaret Aston, historiadora británica, y lo pongo literal del lugar en que lo leí, que esta destrucción se explica por el poder que se atribuye en la conciencia social a esos objetos, en especial los religiosos, porque ellos “adquieren un poder simbólico y amenazador”.

Mucho queda todavía y, felizmente, aunque parezca una aberración decirlo, la mayoría de las obras imperecederas de las culturas del mundo están en museos occidentales como legado imperial. Nimrod sobrevivirá en las joyas que guarda el Museo Británico y así… Mientras tanto, ISIS ya amenazó que la próxima víctima de su odio será Nínive, casi como destruir el mito humano.

09/03/15 

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 10/03/2015

Fotografía: Nimrod

No comments:

Post a Comment