Tuesday, December 29, 2015

Rescatando libros/MIRANDO DE ABAJO

Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Archivo por unos días rostro y actividades de los egregios asnos de la izquierda latinoamericana, sus parodias de la Revolución Francesa luego de apurada y poco inteligente lectura. Supongo que la de García Linera porque no imagino a Choquehuanca escudriñando los detalles que hicieron que Fabre D’Églantine crease el nuevo calendario revolucionario. De aquellos nombres que tenían significancia práctica, solo ha quedado con fama el de Termidor, la caída de Robespierre, y su extensión hacia la historia como el coto imprescindible e inevitable de cualquier tiranía.

Choquehuanca, sin duda influenciado por la triste percepción linerista del julio francés, creyó que volcando las manillas del reloj pasaba a la eternidad junto a los grandes decapitados. Charlatán de feria. Lo único que logró el “proceso de cambio” fue secar el Poopó.

Olvidémoslos.

Reviso, releo, y también me angustio al darme cuenta que aquellos libros que tuve, muchos de ellos, ya no están. Ese es divorcio en serio, no la pantomima amorosa de las cortes de familia donde unos que se revolcaban sin pudor terminan declarando en contra del otro lo inimaginable. Rodearse de mujeres o de libros, difícil coyuntura. Ambos juntos tal vez no es posible, a no ser que la vejez haya calmado los afanes de poder de los cónyuges y cada uno habite su propio espacio con té compartido. Suena a viejo, a desdén por pechos y piernas temblorosos, por pantanos y efluvios de delta de río… Orinoco, Danubio. Lodo y hierba; turbión y remolino.

Ya que nombramos a Fabre y a Robespierre, busco sin fortuna entre mis cajas La Revolución Francesa, de Kropotkin. Su análisis ha sido mellado por el tiempo sin perder valor. Recuerdo que lo que me atrajo hacia sus páginas fue la nota del traductor: Benito Mussolini. La obra, en español, no venía directamente del ruso sino de la traducción italiana del entonces socialista Duce, el mismo que con el tiempo haría apalear hasta la muerte a anarquista que encontraran los camisas negras. Mítica la imagen del filme de la Wertmüller donde un viejo ácrata muestra una bala con dos iniciales marcadas: B. M., el destinatario. Era la épica de la revolución. Basta el epígrafe de Malatesta que inicia el filme en donde hablaba de “santos”.

Decorador de interiores es profesión remunerada. Como en todo, hay talentos y mediocres. Entre estos últimos hallamos a los que preparan los sets de la televisión latina, colorinches y cargados, cumbre del mal gusto. Era usual que los profesionales incluyesen bibliotecas y libros de lomo duro entre sus preferidos. Ya no. Las casas carecen de estantes cargados de volúmenes impresos. Será la época; yo no lo entiendo ni quiero y pongo libros donde encuentre espacio, al lado de una marioneta indonesia o de rajas de habanero en escabeche.

Recriminan mi desorganización pero amo este caos literario y literal que permite alargar la mano y caer por azar en lo inesperado. Debajo de devedés varios hallo el diario de viaje del bergantín Hope. Siglo XVIII, jueves el dieciséis de 1790, cuando el navío enfila hacia las islas Falkland, en el Pacífico sur, en un periplo que atravesando el Cabo de Hornos los llevará hasta la China y de retorno a Boston habiendo rodeado el globo. O Gide en dos versiones: Las cuevas del Vaticano y Viaje al Congo.

Pierdo el tiempo, me repito, odiando la permanente de Evo Morales (no se le mueve un pelo), escuchando al ignorante Maduro, al insensato Cabello: Al menos me libré de la Kirchner, que pegaría el grito por lo de “Falkland”. Contra ellos me protejo, en la multitud de estas páginas. Lo hice contra Bush y los milicos, lo hago contra “el Evo”. Un libro es un vade retro que aleja estas alimañas si no las mata.

28/12/15

_____
Publicado en EL DÍA (Santa Cruz de la Sierra), 29/12/2015

2 comments:

  1. Un libro es un vade retro... Eso está muy bien. Comparto tu valoración del caos libresco, querido amigo. Muy buen texto. Abrazos fraternos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Abrazos, Jorge, y piensa en ese encuentro de San Fabián. Sería soberbio.

      Delete