Tuesday, September 16, 2014

Bestiario de la izquierda latinoamericana/MIRANDO DE ABAJO


Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Jesús Santrich, el ciego de las FARC, posa de dandy sabelotodo y habla con displicencia en las conferencias de La Habana. Será enfermedad de radialistas o presentadores de televisión, starlets del mundo moderno, o no se da cuenta, quizá, dada su condición. Mentira, por supuesto que sabe lo que hace. Es solo un alivio que tipo semejante no esté en situación de poder. Ya hemos visto que este convierte a cocaleros en mandarines, o sienta a pésimas actrices dramáticas, pero hábiles felonas, en casas rosadas. Dilma, la mascota del sempiterno patrón Lula, se enoja –según una columna brasilera- que los sirvientes de palacio hablen en voz alta. Impiden con su insulsa cháchara de pobres los pensamientos de la nueva Carlota Joaquina, aunque aquella descollaba más que esta y no solo en los movimientos de cadera. Pues bien, encontraron fácil solución para los berrinches de la princesa: contrataron sordomudos.

Bien sabido que el falso indígena, falso mesías por extensión, maltrata al personal de servicio. A gritos e insultos y con el castigo ejemplar de despido, mantiene a raya en su intimidad a los trabajadores que jura defender. Valga recordar cómo la bizca ministra Suxo defendió el derecho de su hija a explotar en el extranjero a una paisana de menores posibilidades. Ya no se habló de eso, y la no muy transparente ¿aymara? seguirá con su empresa expoliadora y clasista. Los ricos nos merecemos todo, ustedes nada, dirá entre las sábanas de satín que no se sienten como el arduo tocuyo.

El siglo XXI cambalache… hay que actualizar el tango… muestra a una bestia medieval, dice que de los ayllus de algún lado, amenazando con chicotear a los que no voten por el patrón en la próxima farsa. Traduciendo, significa que en los benditos ayllus el voto no es secreto, porque para saber por quien se vota tendrán que mostrar la papeleta y un inmundo renacuajo malvestido de cacique velará por la unanimidad de su especie. Vamos bien, casi ya a nivel de Suiza. Y nos irá peor así abunden las alimañas como la mencionada, que a decir verdad y declarando brutalmente, no valen ni una bala.

A qué seguir con el soez teatro de la democracia boliviana que no existe. Lo mejor es que Morales se declare Inca y acomode a la ñusta real. Que se diga también eterno y afirme como le gusta hacer que Zeus era aymara y que Helena de Troya venía de Orinoca como su majestad, porque con algo hay que llenar vacías mitología e historia, la falta de monumentos de un pueblo que se afirma mayor a cinco mil años y que no fue capaz ni de inventar el tenedor. Carajo, al menos algo palpable cada mil años. Nada, en cinco mil han producido qué… Evo, Eva, el génesis recién, sin Adán y sin hoja, ni víbora porque se la comieron. Lo que el barbado hebreo se supone hizo en unos días, los achachilas lo inician en tonelada de siglos, pero, carajo otra vez, lo que escribo es puro racismo ya que el tiempo es categoría subjetiva. Comencemos a contar de acuerdo al reloj Choquehuanca ahora que el mundo solo tiene un dios y un amo: Evo. Qué sucederá, me pregunto, cuando se encuentre con el califa de Siria a mitad de camino. Alguien terminará descabezado.

Dicen que Máximo Kirchner habló. Un malintencionado Lanata afirma que el “nabo” al fin balbuceó luego de 37 años. Pero dispone de casas millonarias y de cocaína líquida, la mejor, Made in Bolivia, para inyectarse sueños de los que le priva una escasa imaginación. Este era el heredero de la Argentina y quién sabe, en el país donde el cornudo general Perón es todavía profeta, puede que sí. No lo entiendo, un pueblo que en teoría lee a Borges y a Cortázar y que no puede desligarse de aquel cobarde ni de su ave María putísima, Evita.
15/09/14

_____
Publicado en El Día (Santa Cruz de la Sierra), 16/09/2014

Imagen: Bestiario medieval/Universidad de Cornell

2 comments:

  1. Excelente bestiario, me permito añadir el Chewbacca tropical, chofer de autobús interestelar que habla con pajaritos y conversa con el holograma de su maestro Yoda Chávez. Sobre la actitud prepotente del emperador de Orinoca con los empleados como si fueran vasallos, en alguna parte he leído que el caudillo, en una reunión con diplomáticos, se habría molestado intensamente con un funcionario que se había negado a servirle un café, aduciendo que no era parte de sus obligaciones. Al parecer, el incidente sirvió para que el cacique junto a su mayordomo Choquehuanca decidieran hacer una purga en el personal diplomático, porque según ellos todavía había actitudes colonialistas y racistas entre los empleados. Vamos, el cuento de siempre cuando alguien no se ajusta a sus caprichos. Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. El retrato del ornitólogo aquel, el de Caracas, debiera estar en la portada de cualquier bestiario. Sorprende que con cualidades semejantes, como la de hablar con el más allá, no ande en ferias ambulantes vestido de mago. Pero eso sería trabajar y a ninguno de estos animales mucho les interesa hacerlo. Saludos José.

      Delete