Monday, December 17, 2012

Lobos


Claudio Ferrufino-Coqueugniot

Lo que no comprenden los gobernantes totalitarios es que si no disponen de vástagos políticos para legar el poder la ineficacia de haber dominado por terror y avasallamiento resulta inútil: un castillo de naipes que barre el soplido de cualquier lobo, ni siquiera de uno feroz como en la antigua fábula.

La Venezuela de Chávez -personalizada porque su aporte a la historia social ha sido nulo- sin Chávez es un crío abandonado a la intemperie, hambriento y a merced de todos. En este caso, descartando por el momento a la oposición que si sabe manejarse podrá menguar con la debacle que se asoma, de dos personajes y quizá un tercero. Maduro, canciller a costa de lealtad perruna y todavía posible vicepresidente, y el peligroso Diosdado Cabello, fascista a ultranza arropado en discurso socialista; militarista y supuestamente apuntalado por las fuerzas armadas, que no permitirá al viejo chofer subírsele sobre los hombros para quedarse con la silla presidencial. El tercero, Elías Jaua, no se descarta que se arrime a uno de los dos nombrados para alcanzar la cómoda posición de segundo a la que se ha acostumbrado. Dudo, aunque tenga ambiciones mayores, que Jaua se anime a terciar en la contienda.

La oposición luego de hacer campaña para las elecciones del domingo debiera replegarse y, considerando la muerte o inutilidad definitiva del comandante, dejar a las huestes amedrentadoras devorarse entre sí. Porque eso es lo que va a ocurrir. Ambas facciones utilizarán la trillada fórmula de la revolución, el chavismo, la continuación de un supuesto legado, mintiendo ambas. No descartaría incluso que en situación desesperada, Nicolás Maduro transase con los norteamericanos para afianzar un poder que de todos modos sería breve y transitorio.

El riesgo está en si se desboca la población, los pedigüeños y también los míseros, para quienes Chávez significó una mejora. Algo que ninguno de los dos podrá continuar y menos controlar. Lo único que Hugo Chávez llevará a la tumba es vanidad; no deja herencia.
10/12/12

_____
Publicado en Séptimo Día (El Deber/Santa Cruz de la Sierra), 16/12/2012

Dibujo: Pablo A. Castro, grafito

No comments:

Post a Comment