Sunday, April 28, 2013

Joe Day/CUADERNOS DE NORTEAMERICA



Claudio Ferrufino-Coqueugniot

He tardado en escribir sobre Joe. Lo imagino -todavía- sentado en el terraplén de carga, con su máquina calentadora, lanzallamas, ahora en invierno. Habrá hielo en el embarcadero, y Joe gritará a los nuevos peones para que lo rompan y se pueda caminar.

"Tráeme un bolsa de papas, dos cajas de lechuga y una caja de pepinos, tú, de cara cómica, hijo de perra..." Así manda Joe Day en el modo de hablar del bajo. Eso y más.

Al amanecer trepa al camión, con Big Mike. Lleva siempre algo de mala droga en el bolsillo. En la esquina ve a dos muchachas flacas, ansiosas de crack. Las suben, y mientras Joe maneja Mike se relaja con ellas en la parte de atrás. Intercambian; regresan después de mediodía, fucked-up, alegres y de vidriados ojos, para compartir cervezas.

En el mercado del Northeast los cuchillos de Joe Day tienen fama.

_____
Publicado en Opinión (Cochabamba), 07/02/1992

4 comments:

  1. Ruda poesía. Valiosas palabras, propias d rudos estibadores. Evocación d tiempos duros, de muy duros trabajos. Allí y así, a lomo, se forma mejor el carácter. A mano limpia; cosa d hombres.
    Abrazo, estimado Claudio.

    ReplyDelete
  2. Creo en eso, Achille, en la formación del carácter soportando la tenaz rudeza de la vida. Abrazos.

    ReplyDelete
  3. Esto es extraordinario, amigo. Son como toneladas de vida transmutadas a poesía, a la mejor, a esa que no es forzada, sino más bien inevitable.

    Un abrazo fuerte

    ReplyDelete