Thursday, July 28, 2011

El hacedor/MIRANDO DE ARRIBA


El hacedor, con minúscula porque el otro es de Borges.

George Bush ve esfumarse día a día el poder que le concedió un aún brumoso y controvertido ataque terrorista en los Estados Unidos. Las guerras de Afganistán e Irak resultaron un fiasco. Dejando de lado las obvias razones económicas de Richard Cheney y la empresa Halliburton, que entre otras cosas aprovechan más que nadie del desastre causado, la administración Bush
no ha sabido llevar adelante ningún proyecto que tuviera asomo de reconstrucción o de cambio. Para los que conocemos de adentro no es extraño saber de la ineficiencia norteamericana. Contrariamente a la ilusión mundial de una sociedad perfecta, ordenada y eficiente, los Estados Unidos sobreviven, comenzando en la presidencia y terminando en los mercados de verduras, gracias a un inmenso poder económico acumulado y el constante expolio de las naciones pobres y no debido a su extraordinario funcionamiento. El día que este soporte ceda, no habrá en esta sociedad manera de evitar la debacle. El país se disgregará en pequeñas entidades semiautónomas y tercermundistas por la ausencia de material humano idóneo que lo sostenga.

El presidente actual con su sórdido entorno contribuye a acelerar un proceso de disgregación nacional ya comenzado. Pero eso a quién interesa. No a él, por supuesto, ni a Condolezza Rice (de ofídica mirada), menos ya al pronto defenestrado orate Rumsfeld. El gobierno continúa intentando salidas a su próxima caída. La última, diseñar una política de instauración de la "democracia" en Cuba, quizá pensando que ya se han sentado las fundaciones para ello con la increíblemente democrática base militar norteamericana de Guantánamo donde los presos entran al interrogatorio de pie y salen en camilla.

El hacedor de países, profeta bíblico al que le faltan la barba y los grandes ojos iracundos de la judería antigua, quiere pasar a la historia como el nuevo gran geógrafo del siglo XXI, el que cambia mapas e idea naciones. Olvida que para delinear fronteras hace falta perspectiva. Seguramente Fidel Castro le responderá mejor con una diatriba de seis o siete horas que hará dormir al incomprendido y poco entendedor republicano de Texas.

El peligro consiste en que la presidencia actual, que no será reelegida, arrastre a todos en su descenso. Es gente que por unos votos incendiaría de nuevo Alejandría. Lo de Cuba es un ejemplo.
12/10/03

Publicado en Opinión (Cochabamba), octubre, 2003

Imagen: Caricatura de George Bush y la campaña iraquí

No comments:

Post a Comment