Monday, December 28, 2009

Tiquipaya


El sexo huele más que el eucalipto; el de ellas tres.
La última es como pintada por Henri Rousseau. Piel blanca,
cabellos y bajos oscuros; pezones rosa. El fondo es verde retama y en su cabeza se han plantado flores amarillas. Al
pie, suaves piedras redondas. Un poco de lama y marrón de
árboles, azul de cielo: la gitana desvestida.
Las llevo en colectivo. Compramos comida. Me besan.
Juego de amantes pobres. Hundidos en la quebrada de
Anocaraire nos amamos, al medio de los murallones para que
nos vean los pájaros.
Pasaron años. Ya huérfano de ellas retorno en la
memoria y no me encuentro. Los árboles dormidos no
despertaron; un progreso de polvo y suciedad se ha ido
adueñando de nuestros lechos vivos.
¿1996?

Inédito

Imagen: Henri Rousseau/Eva y la Serpiente, 1904-1905

No comments:

Post a Comment