Tuesday, November 23, 2010

Retornando a las raíces/MINIATURAS


El título sugiere una apología indigenista pero siento defraudarlos porque voy a hablar de rock and roll. En el otro caso -no el de la raza ni menos el de la patria-, el de la ligazón con la tierra, no necesito explicarlo ya que no hay separación.

En Rolling Stone de febrero pasado leo una entrevista a Ray Davies, el genio detrás de aquella gran banda inglesa que fueron los Kinks. El hombre carga con sesenta años pero su conversación es fresca y desprejuiciada como cuando tenía veinte. Sigue creando; su estadía en Nueva Orleans le renovó las ansias de música; no en vano afirma que el disco que más se toca en casa es una compilación de música cajun, seguida de Chuck Berry.

Conocí Nueva Orleans en 2002, acompañado de un grupo de autores bolivianos mesmerizados con las luces y las tetas de la ciudad. Jamás imaginaría -en Estados Unidos- ver una mujer con los senos sobresaliendo de un mar de collares multicolores comiéndose un hot dog en plena calle, cerca de las ominosas plaquetas y gorras de la policía local. Universos de nalgas juveniles mecidas por los afrancesados balcones mientras en la oscuridad de un bar los negros viejos atacan himnos del jazz y suena alentador el ritmo del R&B. Ray Davies no reconoce ligazón con el blues, como alegarían los Stones por ejemplo, pero añade que hay mucho de Dixieland en su arte.

Es ya el siglo XXI y veo en revistas como Rolling Stone un retorno a los febriles sesentas y setentas. Otro artículo del mismo volumen aclara incluso que un veinte por ciento de las ventas de discos de "rock clásico" se debe a aficionados de menos de 20 años. Mi hija de doce, que adora a Floyd, Hendrix y Queen, sugiere mientras conducimos a la escuela que así como en política hay una reversión de valores en Norteamérica hacia la religiosidad y la extrema derecha, también hay un resurgimiento de la búsqueda de las fuentes inspiracionales y rebeldes de la música de entonces, incluidos The Kinks y The Beatles. Y anota el articulista, con razón, que los supermercados de ropa se han visto anegados con los rostros de Morrison y Joplin, casi volviendo de la tumba.
17/5/06

Publicado en Lecturas (Los Tiempos/Cochabamba), mayo 2006

Imagen: The Beatles

No comments:

Post a Comment